El alcalde de Puerto Vallarta y su hijo incomodo «palomeando» posiciones

La mañana del lunes, el ex regidor Rodrigo García Caballero protagonizó un escándalo cuando le dijeron que no sería el subdirector de Fomento Agropecuario y dos días después, la noche del miércoles, no se aguantó las ganas y se la mentó a Luis Michel. Ahora alienta a otros inconformes organizar una manifestación masiva contra el alcalde por incumplir compromisos de campaña.

El martes, el jefe de dicha dependencia, Rafael Pérez Urtiaga avisó a los ejidos que Jorge Bautista sería su relevo. Pero en el transcurso del miércoles hubo una segunda reculada. Además de Bautista Macedo, un ex funcionario estatal en Nayarit, dos nombres, Oscar Avalos Bernal y Esteban García Aréchiga, sonaron como aspirantes al mismo cargo, lo cual empantanó el nombramiento del nuevo responsable de programas y las políticas para el campo vallartense del gobierno de la Cuarta Transformación.

Las zacapelas por Fomento Agropecuario, por desgracia no es excepción, pues los sombrerazos ocurren por cada espacio, cada chamba, y el presidente municipal, Luis Alberto Michel Rodríguez ha sido rebasado por los reclamos de incumplir a quienes le ayudaron a ganar la elección.

Rodrigo “El chikis” García, socio del ejidatario Puerto Vallarta, bajo control por cierto de Esteban “El indio” García Aréchiga en las últimas tres décadas, presumía tener apalabrado el nombramiento de subdirector de Fomento Agropecuario y con eso en mente se apersonó en la mesa de entrega-recepción el lunes. Hubo papeleó y firmó documentos. Pero hubo una orden superior, que siempre, no, que iría Oscar “El canitas” Avalos, y se armó la zacapela. Se apoderó de papeles, los rompió, limpio la mesa a manotazos  se retiró profiriendo amenas y otros improperios contra el profe Michel.

Fomento Agropecuario, como en muchas dependencias lo que priva es la incertidumbre. Ahí está Jorge Bautista pero sin nombramiento ni de encargado. Cuando “El chikis” rompió los papeles el lunes, se repitió el papeleó, para entregarle al contador de Las Palmas pero en toda la semana no le expidieron el oficio de nombramiento. Además del ex regidor por el Movimiento Ciudadano en la era mochilista, también se habla de la posibilidad de que Esteban García Aréchiga sea parte de la 4t.

La designación del titular de Fomento Agropecuario, no se concreta porque ahí coinciden los intereses de uno de los vástagos del profe Michel y del quinto regidor de Morena, José Rodríguez González, alias “El chato de Los Ramblases”

“El chato” es hermano de Hortensia Rodríguez González, que para mayores señas es aquella regidora “juanita” en el trienio 2010-2012 con el priista Salvador “chavita” González Reséndiz. La regidora Hortensia presidió la Comisión de Fomento Agropecuario, justo la que su amado Esteban añora encabezar con el apoyo de su hermano “Chato”.

El martes, se mencionó que Jorge Armando Bautista Macedo, de convicciones afines a Morena y promotor de la candidatura del profe Michel en Las Palmas, era el elegido y así se informó a varios ejidos. Un día después, el miércoles, se ordenó una segunda reculada y de nuevo se mencionó el nombre de Oscar Ávalos, vecino de Rafa Pérez Urtiaga, ya confundido por no saber a quién entregar el cargo.

En Las Palmas se preguntan de dónde sale la invitación al ex regidor mochilista para ser funcionario de este gobierno de la 4t si en la campaña apoyó con recursos y con el voto a Luis Munguía del PVEM. Familiares de “El canas” se encargaron de aclarar dudas. Dicen que Oscar Ávalos es amigo de Chuy Michel, el hijo todopoderoso del profe Michel, y que con ello es suficiente. Sin embargo, otros vecinos creen que hubo hasta compra de la “plaza” de gobierno por observar mucha avaricia en la familia del “profe de los dieces” y armonizan con la aspiracionitis del ex regidor mochilista.

El regidor José “El chato” Rodríguez González, conocido por ser de mucha corta, es sino el único, uno de los pocos que pudo arrodillar a los Michel y a Salvador Llamas en los jaloneos por las chambas. Otros regidores ni asimilan el desdén y desprecio con el que los trata Luis Michel ni la altanería de su hijo Jesús Michel López. Logró arrancarles tres comisiones edilicias y todas de primera importancia, como lo son agua potable, inspección y reglamentos, y Ordenamiento Territorial. Dictámenes como de nuevas construcciones, obra  pública, pasará por sus manos. En Ixtapa colocó a doña Manuela Ramos López en la delegación municipal y es de los que jalan la cuerda por el control de El Pitillal.

Las elecciones que llevaron a la alcaldía a Michel Rodríguez se realizaron el domingo 6 de junio. Para el 8 de octubre, transcurrieron cuatro meses, 125 días para ser precisos. Al profe no le ajustó todo ese tiempo ni para seleccionar a su equipo de trabajo. Eso compromete su evaluación y pareciera ser evidencia de su incapacidad para gobernar la ciudad. Tal vez es un mal presagio y advertencia de que estamos ante un alcalde que termine su gestión como la Ramón Guerrero Martínez. El “mochilas”, como ahora Michel, armó un equipo de trabajo, sino improvisado, privilegiando la dócil obediencia a él para facilitar sus perversidades y saciar sus intereses. Los intereses de la comunidad, no importan en un gobierno como el que parece estar construyendo Michel.

Si es incapaz de rodearse de un equipo de trabajo capaz, más adelante no se le puede exigir lo que no pueden al pomposo gobierno de la transformación como se definen. A partir que el profe Michel delegó toda la responsabilidad a su hijo, renunció a gobernar y el poder se ejercerá por el hijo incómodo.

No es mentira. Todo aquel que aspire a obtener una chambita, aun sea de quinta, debe presentarse con Chuyito Michel. Eso, si  no es ilegal, por lo menos es inmoral. Son actos que van en contra de la naturaleza jurídica del servidor público y que por ello, en cualquier día meterá en graves conflictos al mal llamado “profe de los dieces”.

Al permitir y tolerar a su hijo el manejo del gobierno para el cual fue electo y legalmente a él le corresponde ejercer el uso legal y la aplicación de la ley misma, Michel pudiera saltar la rayita de la ilegalidad al trasferir el poder político, que es juridificado, a su hijo, que por suerte o no, carece de nombramiento alguno. Si alguno de sus interlocutores logra pillar a Chuy Michel y obtener evidencia de detentar el poder que ilegalmente le confirió su padre, habrá problemas. Júrelo. 

Revolcadero

Otros comentarios. Nos platican que Rodrigo García Caballero está organizando, por lo menos convocando, a los morenos para un reclamo masivo al profe Luis Alberto Michel Rodríguez. Que el miércoles por la noche, él ya se la mentó al profe y cara a cara, pero que ofrece encabezar una movilización y que según él, le prometieron Fomento Agropecuario. Que fue parte de una  negociación de un grupo en el cual son parte Simitrio Gutiérrez Villaseñor y Armando Villaseñor hijo. Recordemos que “el chimi” reclama la delegación municipal de El Pitillal. Que nadie se asombre si “el chikis” se une al llamado de Héctor “el cantinflas” Solorio Peña que difundió un audio en donde amenaza con cerrar el túnel del libra miento para exigir a los Michel le cumplan compromisos de campaña. Bueno, reclamos hay por todos lados pues nos reportan que a la regidora Carla Esparza Quintero, miembros del grupo que la apoyó en su campaña la bloquearon del grupo de amigos de whasapp y demás redes sociales. ¿Por qué? pues la acusan de abandonarlos, de no hacer nada por conseguirles chamba, de traicionarlos, y varios etcéteras. Por lo visto, esos señores de la cuatrote hicieron pactos con Dios y hasta con el diablo con tal de ganar la alcaldía y ahora no saben qué hacer.******Por cierto, el que ya presume su nombramiento es el médico Salvador “el chavolo” Flores Navarro. Sí, es el  nuevo director de Servicios Médicos Municipales y es de la vieja guardia priista, de los políticos amigos de Nacho Cortes Lugo, amigo de gobernadores… priistas, claro. Por muchos años, “el chavolo” le hizo su luchita en el PRI pero nunca pudo figurar en los primeros planos. No es la gran cosa los servicios médicos pero algo es algo dijo el calvo. Buen, dijo el médico. Lo que es la transformación, priistas que fracasaron en sus aspiraciones, hallan buen acomodo en el gobierno de Morena.****** Nos platicaba a detalles un amigo que acudió para determinado asunto a la oficina del alcalde Luis Michel. “Vale me asusté…”, exclamó. Sucede que apenas cruzó a primera de tres puertas observó guaruras por todos lados. Dos apostados en cada puerta pero sobre todo, la del privado, bien custodiada. Afuera, en los pasillos, también deambulaban extraños de la misma apariencia. “Bueno, el chapo, el patrón de mal (Pablo Escobar) de la televisión le viene guango a Michel con tanto pinchi empistolado. De que se cuidará ese hombre” se preguntó. Luego recordó que si el hijo Chuy Michel también, sin ser nada, está rodeado de guachomas, y concluyó dejando la pregunta de si los Michel pagan de su dinero a sus custodios está bien pero que el pueblo paga esos sueldos pisotean los principios de la austeridad republicana. “Que no quitó Amlo escoltas a expresidentes? Porque Michel y sus hijos traen guaruras pagados por el pueblo? Preguntó. Nos dijo que se regocijó al estallar el alboroto de la docena de guaruras, porque pues el patrón se les había pelado por el túnel que lleva al sótano y nadie se dio cuenta.****** El que llegó con la navaja afilada, no sabemos si uñas y dientes también, es el zacatecano Salvador Llamas Urbina quien apenas se acomodó en el Seapal ordenó hurgar en las cuentas de Fernando Peña Rodríguez, halló una supuesta deuda del hotel de la familia, el Marsol, y ordenó ir a cobrarle. Los celosos cobradores del Seapal no fueron solos. Llama le habló a sus amigos periodistas, como con ganas de aterrorizar, de intimidar, amedrentar, de exhibir al contribuyente. En principio, nos resalta tan deleznable como reprobable la acción de Llamas, como la de cualquier tipo que haga uso de poderes públicos y de la posición de una empresa pública para cobrar lo que parece,  una afrenta personal. A eso suena, a un acto revanchista la acción de Llamas. Recordemos que Fernando Peña, paró en seco las pretensiosas –por pedantes- poses de Llamas cuando, al margen de la ley,  intentó ampliar la comisión del profe Michel para recibir la administración. Lo que Llamas halló, según el ex contralor municipal, no llega ni a deuda con el Seapal, pues el hotel de su familia paga el agua a la CNA.