La liberación de casetas y la injusticia de los campesinos

CONTEXTOS

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Para octubre de 2018, cuando el huracán “Willa” devastó el norte de Nayarit, a los “campesinos” que por largo tiempo habían tomado las casetas de autopista Tepic-Mazatlán, se les reblandeció el corazón y distribuyeron un poco ayuda a las familias damnificadas. La madrugada de este domingo, se liberaron las 8 casetas federales tomadas por manifestantes desde hace varios años y se puso fin a un ingreso de por lo menos un millón de pesos por día.

En nuestra bitácora no apuntamos desde cuándo grupos de campesinos se apoderaron de las casetas de autopistas pero por lo menos las de norte de Nayarit son no menos de tres. La posesión ha sido ininterrumpida, el mismo tiempo que no se la ha dado mantenimiento y las condiciones son de notable deterioro. Habrá de requerir algo de inversión y remendar decenas de “ingresos” y “salidas” que usuarios domésticos para evadir casetas.

Con cierta regularidad viajamos al norte de Nayarit y sur de Sinaloa de tal forma que lo normal era pagar la cuota de 5 pesos a esos que decían ser agricultores pero que muy pocos identificaban. Los rancheros de la región abrieron huecos en el alambrado y en cada camino sacacosecha habilitaron una salida o ingreso a la autopista para no pagar la “cooperación”.

La Guardia Nacional difundió un breve reporte la mañana del domingo del cual sustraemos el siguiente párrafo: “En todo momento se privilegió el diálogo como primera opción para solucionar este conflicto y gracias a la sensatez de las personas que se encontraban manifestándose, se logró realizar un operativo sin complicaciones”.

Es una verdad a medias. Si bien es cierto que en la mayoría de las casetas no hubo violencia por lo menos las familias apostadas en la caseta del nuevo libramiento de Tepic resistieron hasta obligar el desalojo con fuerza desmedida ejecutado por la Guardia Nacional y agentes estatales y municipales. Con niños por delante pusieron resistencia por unos 15 minutos con un saldo no contabilizado de lesionados y detenidos. Ahí estaban familias del ejido Francisco I Madero (Puga). A los primeros empujes de los elementos federales, una señora se desmayó. Se lanzaron por los aires sillas y palos y al final se impuso la fuerza. “¿Dónde están los derechos humanos?”, gritaba otra. Hubo un reclamo unánime que los señores del gobierno desoyeron; “No soy libre” gritaron los campesinos a coro.

Los manifestantes de Puga explicaron razonablemente las causas de la toma de la caseta del macrolibramiento, autopista que se levantó sobre sus tierras. Cuando el gobierno federal les expropió sus tierras afectadas para la rúa, se comprometió a resarcir el costo de las mismas. Cosecharon puras evasivas y visto está que el gobierno incumplió con los campesinos.

Fue a principios de 2017 cuando se inauguró el libramiento que rodea por el norte a la capital de Nayarit. El mismo día también se oficializó la apertura de la autopista Tepic-San Blas, también tomada y liberada la madrugada del domingo. Enrique Peña Nieto asistió a dichos actos. El gobernador era Roberto Sandoval Castañeda. Ellos dos estaban en la cima de su poder. Quizá eso sea una razón de la indolencia de casi dos años del actual presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador.

Desde que López Obrador ganó la elección al día de hoy han sido por lo menos media docena que ha visitado aquella región del vecino estado. Dos veces fue como presidente electo. No pasó ni un mes cuando regresó ya investido de presidente constitucional. En los primeros meses de 2019 volvió de nuevo. Apenas el pasado martes 4 de agosto, el mes anterior, regresó a Tecuala a inaugurar algunas obras a donde lo acompañó el gobernador Antonio Echevarría García.

En alguna de esas giras, por lo menos los campesinos de Puga lograron obtener la promesa de López Obrador de hacerles justicia e indemnizarlos por sus tierras. Lo acusan de no cumplir su palabra y es esa la razón de haber tomado la caseta del libramiento, ahí en la periferia norte de la capital cora. Del cobro de la cuota, dicen haber vivido los últimos tiempos.

De la toma de casetas se entrecruzan medias verdades con medias mentiras. Los grupos habían hecho de la toma de casetas su modo cómodo de vivir. Muchas familias ya vivían al lado de las casetas, donde habilitaron cocinas, se equiparon comedores, mesas y sillas y hasta de camas para los descansos nocturnos. La “cuota” daba para contratar trabajadores, por jornadas que iban de los 250 hasta los 500 pesos diarios. Saber la identidad de los patrones es el secreto mejor guardado, sobre todo más al norte de la entidad.

En un primer tiempo, los lugareños mostraron simpatías por los grupos que se apoderaron de las casetas. El apoyo social se esfumó cuando por parejo impusieron la cuota mínima de 50 pesos y a quienes rehusaron pagar les causaron daños a sus automotores. Fue entonces que aparecieron los hoyos de ingresos y salidas antes de cada caseta, a veces uno por parcela colindante con la autopista. En el sur de Sinaloa, Copales, La Concha, La Loma de Leyva Solano, o en poblados del norte de Nayarit, El Aguaje, El Tigre, Sayulilla, El Llano de la Cruz, La Guásima, La Presa, abundan los cortes para ingresar o salir a la autopista sin pagar en la caseta de Los Sandovales.

Poco después del mediodía del domingo, el gobernador Echevarría García publicó un mensaje en la red de la palomita. Enlistó las casetas liberadas: Santa María del oro, Trapichillo, Ruiz Acaponeta, Matanchén, El Conde, San Pedro Lagunillas y el nuevo libramiento carretero de Tepic. Y subrayó: “(Se liberaron las casetas) de grupos ajenos, incluso a los originales demandantes de diversos causa relacionados con la construcción de la autopista, pero ligados a otros grupos criminales. Apoyaremos al presidente en su lucha contra la impunidad”.

Tibio y temeroso se muestra el gobernador al aceptar una verdad que se platica en todo Nayarit. Al hablar de “grupos criminales” acaba por aceptar los dichos de los nayaritas, que la toma de casetas es el nuevo modo de generarse millonarios ingresos de los malosos. Una buena razón de la  pasividad del gobernador en sus tres años.

Revolcadero

Ayer, la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió darle palo a la iniciativa del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez de acortar a un mes las campañas para munícipes y diputados locales. Recordemos que el Congreso Local ya había aprobado las reformas a la Fracción VIII del artículo 13 de la Constitución de Jalisco e inclusive, ya ha sido publicado el decreto en el Diario Oficial del Estado. La Disposición transitoria pretende reajustar fechas de inicio del proceso electoral y reducir la campaña de candidatos a las alcaldías y diputaciones locales, de los 60 días, a solo 30 días. Los partidos Morena, PRD y Somos del Estado de Jalisco, un partido local recién constituido, promovieron las acciones de inconstitucionalidad y el SCJN resolvió la invalidez de los decretos 27917/LXII/20 y 27023/LXII/20. El fallo de la suprema Corte sin duda es un fuerte revés contra el gobernador Alfaro y su partido el Movimiento Ciudadano, quienes como primeros interesados y beneficiarios apuraron las reformas locales para sacar ventaja en la reducción de los tiempos de campaña por disponer ellos de recursos y estructura más sólida en comparación con su adversario uno: Morena. Entonces, la campaña empezará éste 15 de octubre, antes de terminar el año se calendarizarán 40 días de precampaña y serán 60 días de campaña constitucional, no los 60 días pretendidos por Alfaro. ******* Este pasado fin de semana, Alejandro Rojas Díaz Durán estuvo de visita aquí en Puerto Vallarta. Quisiéramos decir que se trató de una gira de trabajo, de campaña pero es como faltar a la verdad porque la distinguida visita para el domingo ya había tomado la decisión que la tarde de este lunes 28 de septiembre anunció en la capital del país. De la publicación de El Universal tomamos algunas de sus frases. Al abandonar la contienda interna de Morena, calificó de “circo mercantil y propagandístico” que “degrada la democracia interna en Morena”. También anunció la creación del “ala democrática” del partido. En el proceso de Morena “no hay piso parejo, no existe el más mínimo rigor de una contienda justa, equitativa y democrática” y “las instancias electorales se han hecho de la vista gorda ante tantas anomalías e ilegalidades en la contienda”. Bueno, hasta prometió que después atacará los “dedazos”. Total, que Rojas Díaz Durán  nomás vino a calentar al ex rector del CUC, Javier Orozco Alvarado a quien le alzó la mano y propuso como “candidato” de Morena a la alcaldía para el 2021. En fin, a este amigo que en los 80 fue dirigente juvenil del PRI, partido al que renunció cuando era diputado federal 1996, militante del Partido Centro Democrático, luego del PRD hasta aterrizar en Morena, lo siguieron quienes nunca lo conocieron.******  Puerto Vallarta será sede del torneo relámpago de la Liga Mexicana de Fútbol 7, cuyo premio al ganador será obtener una plaza franquicia para participar en la Tercera División Profesional en las ramas varonil y femenil. Las actividades se celebrarán del 12 al 15 de noviembre después de un largo paro de actividades deportivas debido a la pandemia por el Covid-19. Para el gobierno de Arturo Dávalos Peña es importante generando la reactivación deportiva en las condiciones que lo permite la contingencia sanitaria. Para el torneo ya se han inscrito 8 equipos, incluyendo los locales, Dragones y Vallarte Femenil, aunque han confirmado 15 equipos de diversas entidades y ciudades. Las posibles sedes serán  las canchas 3A de Ixtapa y la unidad deportiva Agustín Flores Contreras.