La pasarela de los morenos y la convocatoria

CONTEXTOS

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Al senador enviado por el CEN de Morena, José Narro Céspedes para tomar las riendas del proceso electoral en la entidad le habían dicho que la pasión había desbordado a las aspirantes a la alcaldía y diputaciones, más de tres decenas juntos. Pero posar para la foto de muchos de ellos y dedicarles un discurso de promesas, le fue suficiente un fin de semana para meter al redil a los rijosos del partido que ahora sabe son de papel.

Narro Céspedes trajo un arma efectiva  bajo la manga a Puerto Vallarta. A la misma hora que se reunía en el salón de un hotel “cinco estrellas” se difundió la convocatoria de Morena para seleccionar candidatos a diputados locales y miembros de los ayuntamientos. Nadie chistó cuando en privado el frustrado aspirante a la gubernatura de Zacatecas dio pormenores de las “reglas” y les advirtió lo que sabían, que el listado se iba a depurar y se van a considerar en la encuesta definitoria solo cuatro de ellos.

Hasta el fin de semana, el enviado del Comité Ejecutivo Nacional había atendido en la capital de la entidad a quien le solicitaba agenda. Más de la mitad de los dos decenas de aspirantes a la alcaldía lo buscaron en su cuartel. Trascendió porque casi todos regresaron presumiendo la consabida estampa. Son los mismos aspirantes que el fin de semana le pidieron posar para tomarse otra foto para el recuerdo pero sobre todo, para publicarle en redes sociales y presumir a sus seguidores.

Se sabía de la visita del enviado Narro pero casi nadie conocía la agenda a desarrollar. Por eso causó extrañeza las invitaciones que se le atribuyeron el profe Michel para irse a comer en la «palapona» del hotel Sheraton. Ahí los hizo esperar poco más de tres horas. En ese lapso se hizo circuló la convocatoria. Para el momento que en privado les prometió “piso parejo” a todos, las reglas ya se sabían.

Las escenas difundidas en vivo de la comilona sonaron hasta bochornoso para algunos aspirantes, las mesas del apartheid de Morena, los externos y militantes. Tal vez todos se acomodaron en las mesas en el orden que arribaron al sitio pero ello reflejó aires de exclusiones, si no es que de una discriminación de unos a otros.

El sábado, en el hotel Sheraton estaban los que fueron. El  diputado Bruno Blancas Mercado prefirió atender su agenda y hacer el viaje a la capital del país. En la mesa de los “militantes”, Mónico Cervantes, Otoniel Barragán, Enrique Márquez Hernández, Rocky Nick Santana, Ruperto Gómez Andrade, María Elena Curiel Preciado, el ingeniero Mora Ornelas, la diputada federal Lorena Jiménez Andrade devoraban los bien surtidos platillos del exquisito alimento. Allá a distancia, se mantenía al resto, Francisco Sánchez Peña, Juan Calderón Ibarría, Humberto Famanía Ortega y otros.

Ya cuando todos estaban bien comidos, tres horas después llegó el senador Narro. Se dio tiempo para dos sesiones privadas, con periodistas y con los aspirantes. Por ahí ocurrió una zacapela cuando el profe Michel Rodríguez intentó por la fuerza entrar al salón de la conferencia de prensa.

A jornada de dos días, culminó el domingo pero en nueva sede. El enviado de CEN atendió a quien le pidió su privado. Como resultado, ya por la noche del domingo, todos se decían satisfechos por haber escuchado del mensaje del político zacatecano. Vino y les dejó la garantía que el candidato surgirá de un proceso democrático. Democrático pero emergerá de una encuesta. Además, les dio la palabra que será un abanderado bien adoctrinado, con valores y principios, comprometido con Morena y la 4T.

¿Pero, por sí mismo la convocatoria da la certeza de proveer a los morenos el candidato que ellos sueñan? Puede ser sí pero también pueden decirse decepcionados.

Si los aspirantes de Morena ya leyeron a conciencia la convocatoria hallarán que en su contenido refuerza las extraordinarias atribuciones de la Comisión Nacional de Elecciones. Éste órgano colegiado, integrado con cinco miembros y uno de ellos es el senador José Alejandro Peña Villa, tendrá en sus manos ejercer el proceso de depuración de tal forma que será dicha Comisión la que deberá definir quiénes de entre tantos llegarán a la “final de cuatro” y jugarse en la encuesta la candidatura. En este punto, las reglas no son lo suficientemente específicas y es casi seguro que al quedar fuera un Mónico, por dar como ejemplo su nombre, exigirá explicaciones y las que sean, no será capaz de entenderlas y menos aceptarlas.

Si bien los estatutos permiten la participación de candidatos externos, la convocatoria no limita el registro de externos ni de militantes y en consecuencia, tampoco precisa cuántos ni quiénes entre los aspirantes de esas dos “clases” de aspirantes estarán entre los cuatro finalistas. También es ambiguo lo de su paridad en este proceso de selección, un aspecto que sin embargo, la convocatoria lo advierte como una cuestión a considerar la decisión del partido.

La convocatoria viene en 22 páginas. En la base 1, se indica que los registros se harán ante la Comisión Nacional Electoral pero puede realizarse en línea. Los interesados ya pueden registrarse, fecha que para Jalisco se cierra al último minuto de este domingo 7 de febrero. Edelmira Orizaga fue la primera en registrarse. (Para las diputaciones locales, el plazo se amplía hasta el domingo 21).

La Comisión “revisará las solicitudes, valorará y calificará los perfiles de acuerdo a las atribuciones contenidas en el estatuto de Morena” y solo dará a conocer las solicitudes aprobadas que podrán participar en la siguiente etapa. Lo anterior, contenido de la “Base 2” es de suma relevancia. La inmensa mayoría no pasará esta fase y si le aplaudieron al senador Narro, deberán disciplinarse y aplaudirle al ungido. Y si es el diputado Bruno Blancas, pues tendrán que ir a buscarlo y rendirle culto.

¿Por qué insistimos en el nombre de Bruno Blancas? Porque los morenos se han encargado de difundir la creencia, cierta o falsa, que el diputado local es protegido del senador Alejandro Peña Villa y éste señor es uno de los cinco miembros que integran la Comisión Nacional de Elecciones. Los otros son el presidente del CEN, Mario Delgado, y la secretaria general, Citlalli Hernández Mora, Esther Araceli Gómez Ramírez y Carlos Alberto Evangelista Aniceto.

Naturalmente, la Comisión podrá optar por la propuesta del médico Francisco Sánchez Peña, por “la güera” Edelmira, Otoniel Barragán, o el junior Juanito Calderón Ibarría, o el paisano Juan Ramón Mora Ornelas. Los nombres de los 4 finalistas a someterse a la encuesta los conoceremos dentro de cuatro semanas, para el lunes primero de marzo. Solo a ellos se les informara de metodología y resultados. Y no, la convocatoria no establece si deberán ser “dos y dos”, dos hombres y dos mujeres, o dos externos y dos miitantes. Si creyeron que habrá “piso parejo”, cero privilegios especiales, todos deberán subordinarse y rendirle obediencia a ciegas al elegido.

Ahora, las facultades de la Comisión llegan hasta la posibilidad de aprobar un solo perfil, determinar que un único aspirante ha sido aprobado. Si esto ocurre, al aprobar un solo registro, habrá de considerarse como única y definitiva. Es decir, se habrá elegido a un candidato de unidad, todos deberán aceptarlo y no habrá encuesta alguna.

Revolcadero

Por cierto, nos llama la atención parte del contenido de la Base 2, el cual transcribimos: “El registro de los/as aspirantes podrá ser cancelado, o no otorgado, por violación grave a las reglas establecidas en el Estatuto y esta Convocatoria a juicio de la Comisión Nacional de Elecciones y el Comité Ejecutivo Nacional. Queda estrictamente prohibido que los/as aspirantes realicen acusaciones públicas contra el partido, sus órganos de Dirección u otros aspirantes o protagonistas, o cometan actos de violencia física contra otros miembros o el patrimonio del partido. La falta a esta disposición será sancionada con la cancelación del registro de la precandidatura correspondiente”. Todavía el fin de semana se podía leer en las redes sociales eso que algunos suelen llamarle denostaciones. Para muchos son lo que son, ataques, lodazales de una guerra sucia sin tregua ni cuartel.******* De  los requisitos, los interesados deberán cumplir básicamente los constitucionales y legales para cualquier cargo de representación popular tales como: credencial de elector, acta de nacimiento, solicitud de registro, RFC, CURP, comprobante de domicilio y de residencia, los solicitados por las autoridades electorales. Además, la carta compromiso con los principios de la Cuarta Transformación con el formato de la Comisión Nacional de Elecciones, y la carta de manifestación. Bajo proteste de decir la verdad de no tener condena o recibido sanción firme por violencia familiar, delitos sexuales, deudora de pensión alimenticia. A todo ello deben incluir una semblanza curricular con fotografía, en la que destaquen trayectoria profesional, laboral y política, atributos éticos políticos, la antigüedad en la lucha de causas sociales y aportación al proceso de transformación. Es en estas historias, reales o ficticias, cuando aflora las oportunidades para el lucimiento de los asesores de los aspirantes. La recomendación sin embargo es que no abusen de la inspiración porque la CNE podrá solicitar acrediten las actividades consignadas en la semblanza curricular de los aspirantes. ******* Algo más. Lo no previsto en dicha convocatoria será resuelto por la propia CNE en los términos del artículo 44 del estatuto. En casos de adendas, ajustes o fe de erratas para su correcta instrumentación, lo que suele ocurrir con mucha frecuencia en acuerdos y convocatorias del CEN de Morena, se faculta al presidente (Mario Delgado); a la secretaría General, Citlalli Hernández); a ambos  del CEN y/o a la CNE para el desahogo de dichas prevenciones.