Los “tres grandes partidos” luchando por regidurías

Contextos✍Gerardo Sandoval Ortiz

Hoy lunes 3 de mayo, han transcurrido 30 días de campaña del total de 60 que se alcanzarán para el miércoles 2 de junio, tres días antes de la jornada electoral. Más allá de la danza de encuestas, muchas de ellas cuchareadas –por citar la máxima de las tres campañas presidenciales de Andrés Manuel López Obrador- la percepción más aceptada en las calles coloca a tres candidatos en el bloque de punteros y otros tantos, un bloque abajo, en la disputa por alguna regiduría.

En esta primera parte de campaña, sin duda hemos abusado en conceder espacios a los que podemos referir como “los tres grandes” de este elección y desdeñar a tres partidos políticos que no hace muchos años protagonizaron uno y otro proceso electoral, alternándose gobierno y regidurías. Nos referimos al PRI, PAN y PRD.

Sin duda ha sido 30 días intensos, de tal forma que parece no haber hecho mella el congelamiento temporal de las candidaturas de Morena y del Partido Verde. Los “Luises”, Munguía y Michel, se les ingeniaron para no detener sus respectivas campañas y animar a sus seguidores. El respaldo  mayor son las encuestas, el instrumento de medición más socorrido por los tres punteros.

Bien, pero intentemos relajar esta semana, tiempo que usualmente permite observar los desenlaces de los comicios electorales. Y para relajar, echemos un vistazo a los partidos y candidatos de los bloques de abajo, a los que generalmente  poco enfocamos y desdeñamos.

La semana anterior coincidimos en un restaurante con el candidato a la alcaldía del Partido de la Revolución Democrática, Otoniel Barragán Espinosa. Había una reunión del equipo de campaña del PRD y saludamos también a Gabriela Gutiérrez. Nos fue grato saber que Gaby, de muy especial afectos personales, es la candidata a la diputación local.

Como es sabido, el abanderado del PRD fue regidor en el ayuntamiento 2012-2015. Pudo ser incluido en la planilla del MC gracias a que su partido original el Partido del Trabajo, se coaligó con el Movimiento Ciudadano en aquella histórica elección que un partido nacido de la nada, el Movimiento Ciudadano, aplastó al PRI que pretendía hilar su cuatro triunfo electoral. Nos platicó que su experiencia fue amarga y no solo se distanció del PT, sino de Ramón Guerrero Martínez, quien encabezó aquella aventura. Aquella desgracia ocurrida en las celdas de Las Juntas, el ataque de policías a un reo enfrentó a un “Mochilas” propenso a defender a los policías, lo alejó del proyecto naranja.

El PRD fue junto al PRI y PAN, uno de los tres grandes que desde hace tres décadas atraían el voto popular de los mexicanos. Aunque aquí en Puerto Vallarta, el PRD ha quedado a deber pero es el único partido capaz de haberle arrancado a priistas y panistas algunas regidurías, hasta que el MC irrumpió en la escena.

Aunque ahí está Marina de los Santos Álvarez con los colores de Hagamos y Miriam Elizabeth Miramontes Zepeda por Futuro, el partido de Pedro Kumamoto, es al PRD con Otoniel Barragán y al abogado Miguel Ángel Yerena Ruiz, como los únicos perfilados para disputar cada voto al PRI y al PAN eventuales regidurías plurinominales. Casi todas las mediciones conocidas sobre la aceptación popular colocan al PRD y a Tito Yerena, que compite por el partido Redes Sociales Progresistas, en posición de entrar al reparto de las posiciones pluris.

Ya citamos arriba al PRD. Otoniel y su planilla pudieron sortear los pellizcos de “los verdes” que ahí por la tercera semana de abril les arrancaron algunos miembros de la planilla y se integraron al proyecto de Munguía. Los de amarillo y negro, se definen obradoristas y reclaman derechos sobre la cuatrote, el estandarte que se jalonean los morenos con los verdes.

Acción Nacional postuló a la maestra Gloria Idalia González de León. La maestra es canterana, hija de profesores panistas de alta convicción, su padre Juan Antonio alguna vez delegado municipal de El Pitillal en la era dorada panista, y su madre, la maestra Idalia de León, ya fallecida, regidora en la administración 2007-2009, cuando Javier Bravo Carbajal fue presidente municipal.

Nadie hallará algo que cuestionar a la candidata del PAN. Para desventura, la candidatura le llegó en el peor momento de su partido, el que gobernó la ciudad del 1995 al 2003. En las dos últimas elecciones el PAN ha ido en un agónico declive; las dos regidurías que en 2015 las perdió en el ejercicio de gobierno porque los dos renunciaron para irse al MC. Hoy conserva a Saúl López Orozco.

La historia del priismo no es menos triste. En la última elección el PRI se alzó con una regiduría pero su agraciado, el maestro, Roberto González Gutiérrez se apartó del partido con aparentes intenciones de probar suerte con el MC, señales que resultaron falsas y acabó por abrazar la causa de Morena. Con tintes de decepción, los aires lo llevaron a la causa verde pero acabó por registrar su candidatura a la diputación federal por el Partido Encuentro Solidario, el nuevo PES.

Mucho tememos que por primera vez en la ya centenaria historia del municipio de Puerto Vallarta, por primera vez los priistas dejen de tener representantes en el órgano de gobierno. Son los herederos de la lucha política y revolucionaria, los gobernantes por siete décadas del país, estado y municipio, pero ahora enfrentan su lucha por sobrevivir. Hasta hace poco menos de nueve menos, el presidente municipal era un priista.

El PRI postuló a Paola Azeneth Topete Villalvazo. La designación no pudo ser tan desastrosa pues se desprendió luego de un proceso interno que arrojó una candidatura desierta. La abanderada es esposa de uno de los participantes en el roce interno tricolor, de Augusto “El Tito”Alcaraz Valencia. El partido ninguneó a la maestra Rosa Alicia  Limón Jaramillo, María Concepción Aréchiga Haro, una abogada de nombre de Denisse Galeana Aguirre pero “el Tito” Alcaraz reclamó la candidatura para su esposa Paola y el PRI le cumplió su exigencia.

Quienes conocen a los integrantes de la planilla del PRI, se expresan positivamente de casi todos los candidatos a regidor, de la misma Paola Topete. Pero el PRI como marca sol genera repudio y despreció de la mayoría de electores. Juan Carlos Carrillo, Eduardo Espinosa, Lucía González Saracco, Daniel Gutiérrez, Paloma Estefanía Aréchiga, Miguel Bender, el candidato a regidor, Honorio Carrillo, todos aprueban el examen más riguroso. Pero los vallartenses desconfían de los malvados prianistas, por conservadores, neoliberales, apátridas y otras medallitas que en sus tres campañas López Obrador les endilgó.

Es triste observar a distancia las campañas de priistas y panistas, los que hace tres campañas atraían los reflectores por el color de sus fiestas en las calles. Si antes la meta fue ganar la alcaldía, hoy harán fiesta con ganar una regiduría. Si el PRI o PAN ganan dos regidurías sería una proeza. Las apuestas consideran que Tito Yerena con RSP, tal vez Otoniel Barragán por el PRD, tiene posibilidades de entrar al reparto de las pluris.

Revolcadero

Después de Gloria Idalia González de León, del uno al diez, los candidatos propietarios a regidor del Partido Acción Nacional, son los siguientes: Ricardo Ernesto Ponce Ibarría, “el Riky”, Nora Cecilia Casillas Castillo, Jaime Yáñez Polanco, Alexandra Estephanía Gómez Preciado, Moisés Peña Acosta, Gloria María Jiménez Chávez, Oscar Obied, Cortez Guerra, Ariadna Aydee Guillen Gómez y Jesús Antonio Ramos Ríos. El abogado Jaime Yáñez y Moisés Peña Acosta, vienen desde la época dorada del panismo y probaron las maduras. Salvo María Jiménez, casi todos los demás, son rostros nuevos en la política local.******Respecto al Revolucionario Institucional, pues no, no hay vacas sagradas del priismo, los que de plano, se muestran apáticos cuando hace unos pocos años participaban con alegría en las rebatingas de cada tres años. Si bien Augusto Alcaraz fue parte de aquella camarilla de amigos que impulsaron a Javier Bravo Carbajal a principios del milenio, Paola Topete, la agraciada candidata, apenas hace sus pininos en la política. El segundo candidato a regidor, Juan Carlos Carrillo, era medianamente conocido cuando hace dos años, mayo del 2019, entró al relevo de Iván Bravo, al frente del Comité directivo Municipal del PRI. Para convencer al electorado vallartense se requiera mucho más que ofrecer frescos rostros e innovadoras propuestas.****** Y bueno, como no nos podemos sustraer completamente de la campaña, ya por enviar nuestra colaboración, hallamos que a nuestro correo ingresó un envío con el irresistible título; “enriquecimiento Ilícito de Diego Franco”. De un correo desconocido, que los interesados y aludidos, seguro ya debieron tomar nota, ya entrada la noche del domingo enviaron la información a más de 70 correos personales, mayoritariamente de medios de comunicación y periodistas. Un tal Miguel Isaí Olvera Yáñez, con domicilio en Guadalajara, denunció a Diego Franco del presunto delito enriquecimiento ilícito. Le atribuyen una fortuna de algunos millones de pesos, el valor total de cinco propiedades. Consultamos al equipo de campaña del MC y que ellos mantendrán su política de no caer en provocaciones y menos si es guerra sucia de la turbulenta campaña. Que se ocupan en la campaña y que es tos golpeteos no les inquieta pues ni siquiera se ha notificado al aludido.