PAN peligra, abre afiliaciones: está a 2 céntesimas de perder su registro

ContextosGerardo Sandoval

En una de esas raras jornadas de afiliación, a la sombra de un árbol en la plaza de armas, dos distinguidos militantes del Partido Acción Nacional cuestionaban la solicitud de registro de varios aspirantes. Dos nombres, Eva Contreras Sandoval y Josemaría Ibarría González, reprobaron por considerar no cumplir el prototipo del panista, íntegro, probo, por lo menos “tener un modo honesto de vivir”.

Aquello ocurrió en la época dorada del panismo en Puerto Vallarta, a finales de la década de los 90. Eva Contreras fue candidata del PAN a la alcaldía en 2003 y perdió la elección. Chema Ibarría murió en junio de 2011 sin renunciar jamás a su clamor al panismo de aceptar su candidatura.

Hasta hace diez años, los dueños de Acción Nacional podían darse el lujo de dar un portazo a quienes tocaban sus puertas, una naturaleza excluyente que hay les cobra factura. En 2003 perdieron la alcaldía y en 2012 el gobierno del estado, y también la presidencia de la República.

Este fin de semana, el presidente nacional del PAN, Marko Cortés difundió un boletín de prensa para hacer un angustioso llamado a los ciudadanos acudir a afiliarse. Pidió a los responsables de los órganos responsables implementar un programa nacional para engrosar la militancia.

Dice el documento informativo: “tiene las puertas abiertas para todos los ciudadanos que deseen participar activamente en la actividad política, inclusive a los Amlopentidos, porque sabemos que México hoy nos necesita a todos para poder salir adelante y tener más opciones de crecimiento y desarrollo para nuestra gente”.

“A los comités directivos estatales y municipales de todo el país para que de inmediato soliciten e impartan cursos de inducción al PAN, con la finalidad de que los ciudadanos conozcan los principios y valores del partido y puedan afiliarse a la institución de manera sencilla y expedita, basados en los lineamientos de la Secretaría de Formación y Capacitación del CEN”, instruyó el dirigente nacional.

Sin embargo, el político michoacano se guardó un dato. Su partido se halla en apuros y la pérdida de su membresía lo acerca a la línea menor de militantes para conservar su registro. El padrón oficial de 270 mil 799 militantes representa el 0.28 % del padrón electoral federal, apenas dos centésimas del mínimo de ley que la Ley General de Partidos Políticos obligan a los partidos. Es el porcentaje mínimo que para el registro deben cumplir. Si el PAN sigue perdiendo militantes, está en riesgo de perder el registro.

De 1995 hasta 2003, el panismo gobernó la ciudad pero los dos primeros en ganar la elección, Fernando González Corona y David Cuevas García representaban lo que se llamó en esos tiempos corriente neopanistas. El segundo fue expulsado por aquella escaramuza del conocido “cristalazo” y el primero renunció cuando no pudo ser candidato a gobernador en 2000.

Dos facciones de panistas chocaron un día sí y al otro también. Desde Guadalajara, los doctrinarios fueron apoyados para mantener un férreo control del partido para demandar espacios en las planillas –regidurías- y diputaciones, sobre todo plurinominales.

Un 11 de octubre de 2000 ocurrió la muerte de Rodolfo Domínguez Valle por un aneurismo. El neopanismo había hilado tres victorias sobre los viejos panistas y se perfilaba para ganar con facilidad los comicios. El inesperado deceso abrió las puertas a Pedro Ruiz Higuera, hijo del fundador local del Partido, don Guillermo Ruiz Vázquez. En los tres años de su gobierno, imperó el canibalismo entre sus regidores y la administración municipal y le abrió las puertas al retorno del PRI.

Entonces ocurrió que, así como llegaron los neopanistas, abandonaron al PAN. El gran éxodo se registró previo a la campaña del 2012. El jaque mate lo dio Ramón Guerrero Martínez quien había sido alcalde de su natal Ayutla y diputado local pero acuso ser víctima de una elección interna amañada. Llamó a sus seguidores a una serie de reuniones y acordaron irse al Movimiento Ciudadano. Ese fue el origen del MC.

En tanto, los doctrinarios ni con la tormenta se acongojaron. Desde 2003 se han dedicado a “administrar” los restos del partido y podían consolarse con tres, luego con dos y hasta con una regiduría. En los comicios últimos tocaron piso pues por primera vez desde que hay constancia de su participación no ganaron una regiduría plurinominal.

Las campañas de reafiliación han arrojado nulos resultados y cada tres años, han perdido militantes. Sin embargo, a sus dirigentes, locales y estatales, nunca les preocupó. Jamás abrieron el partido a la sociedad y su trabajo se limitó a cada tres años registrar planillas y candidatos. Y sus dirigentes nacionales tampoco advirtieron que ese mismo fenómeno se repetía en todo el país.

Hoy, el agua les llegó al cuello. “Éste es el mejor momento para facilitar, ampliar y fortalecer el sistema de admisión al PAN, porque miles de ciudadanos que votaron por Acción Nacional el 6 de junio están preguntando qué hay que hacer para incorporarse a las filas del partido”, se lee en el boletín de prensa.

Quién sabe si es el mejor momento para recuperar la membresía pero lo que si es cierto es que si no es hoy, ya no habrá mañana. Es urgente que el PAN recupere su grandeza, retire candados y cadenas de su sede en la colonia Independencia y se convierta en casa de todo aquel vecino con inquietudes por el quehacer público.

Revolcadero

Este último sábado, por la mañana, un empleado municipal subió a su automóvil dispuesto a generarse unos pesos extras. En sus ratos libres, el servidor público se transforma en taxista de la plataforma In Drive. No dudó en aceptar la solicitud de un tal Erik, quien iba acompañado de su esposa. Mientras el cliente se distrajo en su celular despidiéndose de alguien, su compañera exigió no de buen modo el aire acondicionado. “Si, pero sube la cuota”, respondió el chofer. El retraído Erik, seguía en el celular. La dama se indignó. Y el chofer le dijo que si no le gustaba el servicio podía  bajarse de su unidad. Para el momento que el susodicho Erik reaccionó que parecía ser su esposa ya se había bajado. Preguntó qué pasaba y cuando la escuchó, se trepó al asiento delantero y se alió a golpes con el taxista empleado municipal. Éste llamó a la policía y uno de estos, dijo reconocer al agresivo pasajero. “Es reportero de Comunicación Social” escuchó contrariado el taxis, pues a ese individuo de tez blanca, pelo entrechino y con lentes no recuerdo a haberlo visto. El avezado uniformado concilió las posiciones y con un aquí no pasado nada ordenó que cada quien continuara su camino. Respecto al misterioso pasajero, es todo un misterio. En el área de prensa del ayuntamiento  no existe ningún reportero con ese nombre. *******La escalada de contagios del Covid-19 en este fin de semana tomó tintes aterradores pues se acumularon 641 nuevos casos en solo tres días. La ciudad se aproxima a la cifra de los diez mil contagios y una quinta parte se registraron en este mes de julio. Los reportes de ocupación de camas también indican un incremento en su demanda. Desde hace dos semanas, directivos del IMSS recibieron reportes que el número de contagios se salía de control. El gobierno municipal implementó algunas medidas drásticas y actuó sancionando a algunos establecimientos por o respetar las restricciones. ******* El gobernador Enrique Alfaro presentó una iniciativa al Congreso del Estado que tiene por destinatario poner un alto a esos servidores públicos que procuran pensiones de hasta 200 mil pesos mensuales. Acá en Puerto Vallarta se han dado escandalosas pensiones, como la del regidor del PRI, Adrián Méndez González, poco antes de concluir su gestión en el Ayuntamiento en 2015.  Lo curioso es que la aprobación de dicha pensión solo pudo  concretarse con el respaldo de Ramón Guerrero Martínez quien hoy es un alto funcionario del gobierno de Alfaro. Que son 87 los pensionados con más de 100 mil pesos mensuales, equivalente a más de 12 millones de pesos que cada año paga el Instituto de Pensiones del Estado.