Surge el “Licenciado Moches”, jefe de giras y eventos de Michel

ContextosGerardo Sandoval

Adalberto Alejandro García Rosas es el jefe de giras y eventos del gobierno municipal que preside el profe Luis Michel, que cuando supo que un subordinado recién contratado recibió el pago quincenal completo, con mucho respeto, le dijo: “agarra dos mil pesos y lo demás, dámelo”. Igual se la aplicó a otro empleado de nuevo ingreso.

De acuerdo a la versión, el funcionario del gobierno municipal de la Cuarta Transformación, para convencer al trabajador de sus virginales intenciones, le aclaró que él se encargaría de reembolsar el dinero a la tesorería. Sin embargo, una versión pone en duda sus verdaderas intenciones pues antes había confesado de su plan de estrenar vehículo nuevo.

El jefe de Giras y Eventos del alcalde Luis Alberto Michel Rodríguez carece de la más mínima experiencia para desempeñar dicha área. Sus amigos le saben de un solo empleo, en el área de administración de la compañía Pepsi Cola, de la cual fue echado justo cuando ocurrió un escándalo por manejo de dinero.

Nunca se supo si el flamante funcionario de la 4t se embolsó dinero mal habido en la Pepsi Cola pero desde que fue despedido muchos sospecharon que estaba involucrado en una acusación que concilió cuando perdió su empleo. Como “auxiliar administrativo” pudo no ser ajeno a una especie de fraude. De eso ya pasaron unos diez años y para ganarse la vida se dedicó a vender lechuguilla de cerro. Esa actividad le permitió ocuparse en la política.

Quienes conocen a Alejandro García Rosas en Ixtapa, donde reside, creen que muy probablemente se trata de un caso de “moches”. “El licenciado” había confiado a sus amigos tener prisa por estrenar carro nuevo y que ser parte del gobierno de Michel era su oportunidad. Desconfían de sus intenciones de pedir el sobresueldo para restituirlo. El cheque cobrado fue de 5, 250 pesos y la diferencia a regresar fue de 3,250 pesos. No era mucho dinero pero…

Supimos del licenciado García Rosas cuando presumía ser parte de “la gallada”, un pequeño pelotón de amigos creado hace años por el ex delegado municipal de El Pitillal para intentar ser candidato a la alcaldía por el PRI. Más tarde apareció entre los matraqueros del médico Francisco  Sánchez Peña, que en 2015 fue candidato independiente y ganó una regiduría.

Por capacidad y experiencia para el área que fue contratado en la administración municipal, en realidad jamás hubiera sido contratado si no es por decisión de Jesús Michel López, el nada reputado hijo incómodo del profe Michel.

“El licenciado” más bien halló acomodo en la nómina municipal solo por ser  miembro de un grupo político en donde destacan los profesores José Carlos Martínez y Luis Vidal Hernández Casillas. El primero fue designado subdirector de Desarrollo Social y nos han dado excelentes recomendaciones de él por sus actividades en la docencia. Ramiro Rodríguez Ávalos y Roberto Ramos Vázquez son parte importancia de esta cofradía fraternal. El último, registró activismo en el PRI, como todo el grupo, y fue el asistente de Roberto González Gutiérrez cuando éste fue candidato a la alcaldía por el PRI en las elecciones del 2018. El profe Roberto lo llevó al Tecnológico cuando Luis Munguía tomó el control de la nómina le ordenó al director Oscar Daniel Zamora Cuevas, “el winnie Pooh”, deshacerse del protegido de Roberto González. Cuando éste último hizo equipo con Paco Sánchez y apoyaron a Munguía, Roberto Vázquez optó por mantenerse en Morena y apoyar a Michel.

El grupo de jóvenes maestros le fue leal a Sánchez Peña hasta los últimos días de marzo, cuando el médico se deslindó de Morena para aventurarse al proyecto de Luis Ernesto Munguía González, quien también se desprendió de Morena para irse todos al Partido Verde Ecologista de México, el PVEM. El acercamiento no fue con el profe Michel ni con Salvador Llamas, sino con Chuyito Michel, quien también decidió las áreas de sus nombramientos.

El día 1 de abril, el equipo de prensa de Michel difundió un boletín de prensa en donde se anuncia la adhesión de ex seguidores de Paco Sánchez. Era el grupo de los profes Carlos Martínez y Vidal Casillas. Casillas fue el primero en hacer punta y fue él quien jaló al resto del grupo, entre ellos al “licenciado”.

En la foto de los adeptos de Michel, aparece Alejandro García Rosas, el jefe de giras y eventos, el mismo que aspira a estrenar auto nuevo. Nadie le creyó el cuento de “voy a regresar el dinero a los de nómina porque se equivocaron”.

De acuerdo al comunicado de prensa, en palabras atribuidas a Michel, “decidieron, en un acto de responsabilidad y congruencia, apoyar el proyecto de Luis Alberto Michel y sumarse con todo a la contienda por la alcaldía”. La sospechosa acción del acomedido jefe de giras parece contradecir lo dicho por Michel.

Benito Gutiérrez es un funcionario de la misma camada y como los arriba citados, todo se lo debe a su amigo Chuyito. Muchos lo consideran el brazo derecho del hijo incómodo del alcalde; tiene instrucciones precisas de rendirle cuentas personalmente a él, no al profe Michel. Para los fines que persigue Chuyito, lo colocó en la posición número dos de la hasta ahora acéfala Contraloría Municipal. Su nombramiento no necesita pasar por la aprobación de los regidores y ya despacha en calidad de “subcontralor”.

Por si fuera poco, el “subcontralor” Benito Gutiérrez también cae en el supuesto de conflicto de interés. Como Alfonso Alcántara Cárdenas, fue empleado en el gobierno del priista, Salvador González Reséndiz y despedido cuando llegó Ramón “el mochilas” Guerrero Martínez  y demandó al municipio. Y como el nuevo director de Inmuebles e Intendencia, de mantenimiento pues, ya tiene sentencia favorable, el caso esta como laudo pero no ha cobrado. Los Michel le prometieron la Contraloría condicionado a que retirar su demanda. Se negó desistir pero dada su incondicionalidad al hijo del profe aceptó ser “subcontralor” por garantizar cuidar los intereses del Chuyito.

Revolcadero

El despliegue policiaco visto desde el fin de semana, más bien desde el doble homicidio de agentes federales en su cuartel, causa preocupación en un sector de la ciudad. Aunque la información oficial indica que se trata del reforzamiento de la seguridad, nadie sabe a ciencia las razones reales de la presencia de convoyes de policías estatales y municipales, de marinos y soldados que recorren las calles de la ciudad, desde el centro hasta la periferia. El Coordinador General Estratégico de Seguridad del gobierno estatal, Ricardo Sánchez Berúmen dijo que se trata de operativos especiales con el propósito de reducir los índices delictivos en la Costa Norte. Si es así, estaría diciendo que en Puerto Vallarta están a la alza los delitos y desatada la delincuencia. La Región Costa Norte incluye Cabo Corrientes y Tomatlán razones suficientes para incorporar a dichos operativos a la Secretaría de Marina y a la Sedena. La decisión la adoptó el gobernador Enrique Alfaro y las indicaciones incluyen consultar a las autoridades de turismo para considerar las reacciones del turismo y tomar decisiones futuras.****** Por cierto, en Ixtapa las cosas se ponen color de hormiga. Bueno, hasta el regidor José Rodríguez González, “el chato”, lo tienen en capilla, acusado de  meter las manos y esconderse en los nombramientos de la delegada y subdelegada, Doña Manuela Ramos y una tal “Chayo”. Buen sabio fue aquel autor de la frase “el dinero es como el estiércol, no es bueno a no ser que se esparza”. Las dos damas que despachan en la vieja casona frente a la plaza, Doña Manuela y “la chayo” se desbordaron a causa de las cuotas de los floristas que cada año se instalan en el panteón de Ixtapa. Justa como es Doña Manuela redujo a 200 pesos la cuota impuesta de pagar 850 mil pesos. Resulta que “a chayo” trae entre ceja y ceja a todo aquel comerciante de la zona del panteón y ha jurado que no descansará hasta quitarlos del lugar. ¿Y que pitos toca “El Chato de Los Ramblases”? Pues que él movió sus influencias para meterle cuña a Doña Manuela. Esa cuña es “la chayo”, la que presume a sus íntimos tener autorización superior para tomar todo tipo de decisiones. Que para hacer eso, la puso “el chato”. Nada dejada, Doña Manuela impuso su ley y por encima de inspectores y personal de Padrón y Licencias hasta decidió dejar el dinero de las cuotas en su caja chica. “Aquí la ley soy yo” dicen que dijo.******* Y cuando una vecina, por teléfono le reclamó al regidor José Rodríguez González, “el chato”, tener una relación con “la chayo”, y que él la puso de subdelegada “para manipular a Doña Manuela, “el chato” le levantó la voz y tratando de  salirse por la tangente solo exclamó: “a mí no me metan en sus chismes”. Pero bueno, el regidor esta avisado de las intenciones de judicializar los sainetes que se cuecen en la delegación donde despacha dos damas que responden, por un lado a Chuyito Michel, y por el otro, al regidor José Rodríguez González. Antes de colgar, el regidor escuchó: “Yo me voy a ir más arriba, me voy a ir a poner una denuncia en contra de Rosario y yo espero que usted salga limpio, que salga de lado. Porque yo, no voy a esperar a que quiera volver a matarme, o a un familiar mío, o a golpear a alguien cercano a mí. Por tonterías”.